Kursy językowe Poznań
Kursy Poznań
Znajdujesz się w: Szkoła Językowa Porto Alegre  »  Artykuły  »  ¿Conocéis la leyenda de los amantes de Teruel?
¿Conocéis la leyenda de los amantes de Teruel?

Miro por la ventana e intento descubrir la procedencia del nombre de este mes: “febrero”... ¿Será la fiebre que le dio el nombre? No sé, ¡pero cuando veo la nieve volando en el aire no se me ocurre otra cosa!
Para algunos, febrero es el mes de lucha contra la gripe y la fiebre, para otros es el de las vacaciones de invierno y del Carnaval, y para los estudiantes es la época de exámenes. Pero para todos es el mes “rojo”: los escaparates de las tiendas se ponen rojos de corazones y de diferentes objetos de este color, pues febrero es también el mes del amor. El día 14 en todo el mundo se celebra San Valentín.
San Valentín fue considerado el patrón de los enamorados porque cuando la religión cristiana estaba perseguida, él, a escondidas, casaba a las parejas bajo el ritual de la Iglesia.
Este día los enamorados se compran regalos, van al cine, al teatro, al restaurante. ¿Y los españoles? Algunos van a Teruel. ¿Por qué allí? Porque es un sitio dónde según una leyenda vivieron en el siglo XIII Isabel y Diego, los amantes de Teruel . Se querían desde la infancia, pero el padre de Isabel no quería que su hija se casara con un hombre sin dinero ni fama. Por eso rechazó a Diego y aceptó a don Fernando de Gamboa, un caballero que también pretendía conseguir la mano de Isabel. Diego amaba a Isabel y pidió a su padre que le diera tiempo para poder ganar fama y dinero. El padre de Isabel aceptó la propuesta y, como cuenta una de las numerosas versiones de la leyenda, le dio el plazo de tres años y tres días. Juró no casar durante este tiempo a su hija. Entonces Diego se alistó en el ejército y tardó justo tres años y tres días en regresar.
No se sabe qué habría pasado si Elena, una prima de Isabel, también enamorada de Diego, no hubiera dicho que había recibido una noticia de la muerte de Diego. El anciano padre de Isabel sintió mucho dolor y, tomando precauciones, se lo comunicó a Isabel, quien no podía creer la noticia de esa muerte. Algo en su interior le decía que no era cierto. Y le pidió a su padre que aplazara la boda hasta el último momento, lo cual éste le concedió.
Cuando Diego entraba en la ciudad, dos horas después del vencimiento del plazo, oyó tocar las campanas. Su amada no pudo oponerse a la voluntad de su padre y se casó con Fernando de Gamboa.
La misma noche Diego, ya rico y famoso, vio a Isabel la última vez. En su alcoba le pidió un beso antes de partir para siempre y ella se lo negó, diciendo que había sido la voluntad de Dios y no la fortuna la que hizo que él se retrasara en la llegada. Ella le esperó hasta el último momento. Pero ahora está casada ante el Señor y no puede faltar a su honor partiendo con él.
Pobre Diego oyendo esto cayó muerto a los pies de su querida. Isabel avisó a su marido, y él abandonó en la calle el cadáver de Diego que después fue llevado a la iglesia. Al día siguiente Isabel fue allí para despedir a Diego. Al finalizar el oficio de difuntos se aproximó al catafalco y, ante el asombro de todos, inclinándose sobre el cadáver de Diego, depositó un apasionado beso en sus labios.
Cuando don Fernando y sus criados acudieron, vieron que Isabel estaba echada de bruces sobre el difunto y, queriéndola levantar, advirtieron con espanto que también había muerto de repente.
Los dos fueron sepultados juntos y así nació la leyenda de los amantes de Teruel que es tan famosa en el mundo hispano como la de Romeo y Julieta.

Dicen que en los meses de febrero y agosto un extraño halo blanquecino envuelve los sepulcros de Isabel y Diego... ¿Quiénes eran realmente esos dos enamorados? ¿Cuál es el misterio que guarda su tumba? ¿Son la prueba física de que se puede morir de amor, en un instante, sin explicación clínica aparente?
¡Bueno, espero que las historias amorosas no las conozcáis sólo de la literatura o de la historia, sino también de vuestras propias y buenas experiencias!
Seguro que sabéis que el mejor camino al corazón de la persona querida pasa por el estómago. Entonces abajo seguimos con nuestras recetas. Esta vez son las galletas de amor . Y no os decepcionéis si no os salen perfectas, porque su ingrediente más importante, aunque no esté enumerado, es el AMOR...


Galletas roscas de naranjas
3 tazas de harina
1 taza de azúcar
1 taza de manteca
2 huevos
1 cucharada cafetera de polvo de hornear
ralladura de una naranja

Cierne la harina con el polvo de hornear. Bate la manteca hasta acremarla. Añade el azúcar y los huevos, de uno en uno, y la ralladura. Con el rodillo extiende la masa sobre una superficie enharinada hasta que tenga medio dedo de grueso. Forma las roscas con ayuda de un vaso de boca grande y otro de boca chica. Hornea a fuego medio sobre una charola enharinada y revuelca en azúcar. Os puedo aconsejar que añadiendo un poco de canela no sólo añadís más sabor a las galletas, sino también algo mágico que hace que "la víctima" se enamore de la primera persona encontrada después de haber comido la galleta.

Foto: http://www.elalmanaque.com/sanvalentin&p=amantes_teruel"

Iza Wróblewska