Kursy językowe Poznań
Kursy Poznań
Znajdujesz się w: www.portoalegre.pl  »  Cantinho musical  »  Ana Belen y Victor Manuel

ANA BELÉN Y VICTOR MANUEL

    Ana Belén y Víctor Manuel son tal vez la pareja de artistas españoles más exitosa de la historia. Durante los últimos años de la dictadura franquista y  la transición hacia la democracia la pareja se convirtió en un símbolo del compromiso político de la nueva España, junto a artistas como Joan Manuel Serrat, Lluís Llach o Luis Eduardo Aute.
   La pareja se conoció en A Coruña en 1971, tras un concierto en el que Víctor Manuel actuaba con Julio Iglesias como telonero. Por aquel entonces Ana Belén tenía un papel protagonista en una obra de teatro que se representaba en la ciudad y decidió pasarse por los camerinos a felicitar al cantante. Un año más tarde se casaban por lo civil en Gibraltar, ya que en la España de entonces sólo estaba permitido el matrimonio por el rito católico.
   Antes de casarse con Víctor Manuel, la madrileña Ana Belén había sido cantante infantil: su nombre real era María del Pilar, pero durante los años 60 pasó a llamarse Ana Belén por influencia de su compañía discográfica. Durante esos primeros años la joven Ana Belén parecía destinada a convertirse en una nueva “niña prodigio”, siguiendo los pasos de Marisol o Rocío Durcal. Sin embargo, su primera película musical no fue el éxito que se esperaba, y Ana Belén decidió recomenzar su carrera como actriz de teatro. Gracias a Víctor Manuel regresó al mundo del cine y comenzó de nuevo a salir a cantar a los escenarios.
   Víctor Manuel por su parte nació en Mieres, Asturias a finales de los 40. Al igual que Ana Belén comenzó a cantar desde muy joven, y a mediados de los 60 se trasladó a Madrid para estudiar solfeo y tratar de abrirse camino en el mundo de la música. Víctor Manuel se consideraba a sí mismo más un compositor que un cantante, para 1970 había conseguido ya el suficiente éxito como para ser propuesto como representante en el Festival de Eurovisión. Sin embargo, durante la promoción de su candidatura Víctor Manuel decidió sin avisar a nadie cantar canciones como “La planta 14”, que no gustaban al régimen franquista: inmediatamente se le retiró el apoyo y se le pasó a censurar en la radio y la televisión.
   La censura le obligó a reescribir varias veces las letras de su siguiente disco, “Dame la mano”. En él Víctor Manuel dejaba clara su ideología política de izquierdas, aunque siempre mediante referencias lo suficientemente ambiguas como para no despertar la ira de las autoridades. En 1970 comenzó también a girar por América latina, en donde consigue mucho del apoyo que le faltaba en España. Fue a la vuelta de esa gira cuando conoció a Ana Belén.
   Curiosamente, los primeros proyectos artísticos de la pareja no fueron musicales sino cinematográficos: Ambos participaron en dos películas del director Gonzalo Suárez, “Morbo” y “Al diablo con amor”, para las que Víctor Manuel compuso además parte de la banda sonora. Gracias al éxito de esas películas la pareja conoció a figuras muy importantes del panorama artístico español, y comenzaron a hacerse un hueco entre ellos. 
Gracias a las composiciones de Víctor Manuel, Ana Belén publicó tres discos durante los setenta, y en 1974 estrenaron juntos en México la obra de teatro “Ravos”, escrita por Víctor Manuel. Durante la obra la pareja quemó una bandera española, lo cual hizo que las autoridades franquistas ordenaran su detención: la pareja tuvo que quedarse en México durante seis meses. Una vez de vuelta en España Víctor Manuel publicó “Verde”, un disco compuesto por versiones de canciones populares asturianas, que aunque trataban temas de la clase obrera no podían ser fácilmente censuradas por el franquismo. Tras la muerte de Franco al año siguiente Ana Belén y Víctor Manuel confirmaron su apoyo a las ideologías de izquierda haciéndose miembros del Partido Comunista, que aún era ilegal por aquél entonces.
   En 1976 Víctor Manuel repitió el éxito de su disco “Verde” con su disco doble “Canto”, en el que canta varias de las canciones en asturleonés, la lengua tradicional de su Asturias natal. Ese mismo año la pareja sufrió un atentado por parte de un grupo de extrema derecha, quienes hicieron estallar una bomba frente a su casa en Madrid. Durante la década de los 80 Víctor Manuel publicó varios discos en los que combinaba canciones propias con textos de varios poetas, y Ana Belén participó en varias películas, editó un par de discos y colaboró también con otros cuantos cantautores. En 1986 la pareja grabó un disco conjunto, “Para la ternura siempre hay tiempo”, que se convirtió en un gran éxito y les hizo plantearse comenzar a aparecer juntos en los escenarios.
   Su mayor éxito llegó en 1994: ambos eran estrellas de la canción española, Víctor Manuel se había convertido en un importante productor de cine, y Ana Belén había actuado ya en más de 50 películas y obras de teatro. Ese año decidieron dar dos macro-conciertos en Gijón (Asturias) titulados “Mucho más que dos”, en los que invitaron a varios amigos suyos cantantes a compartir los escenarios con ellos: Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Antonio Flores, Manolo Tena y Miguel Ríos entre otros. Los conciertos se convirtieron en todo un acontecimiento, y el disco que se publicó con las actuaciones vendió aquél año más de 600.000 copias sólo en España.
   Desde entonces han seguido compaginando el cine y la música (tanto juntos como por separado), aunque cada vez realizando giras más cortas, y pasando más tiempo entre cada disco y el siguiente. En 2004 y 2008 la pareja formó parte de la plataforma de artistas que apoyaron públicamente la candidatura de José Luís Rodríguez Zapatero a la presidencia del gobierno español. Ana Belén, por su parte, es portavoz habitual de causas feministas, y por todo ello se les suele considerar como símbolos de una generación de españoles “progresistas”, criados durante los últimos años del franquismo y que se beneficiaron de las oportunidades de la transición democrática. 
   Los críticos de la pareja les acusan de haberse convertido en una enorme maquinaria de hacer dinero, únicamente preocupada por su propio beneficio, y de utilizar a sus influyentes amistades para hacerse publicidad gratuita. La verdad es que algunas de las acciones de la pareja resultan por lo menos curiosas. Hasta bien entrados los noventa ambos se consideraban comunistas, pero desde hace más de diez años son miembros directivos de la Sociedad General de Autores Españoles (SGAE) y se consideran totalmente partidarios del llamado “Canon digital contra la piratería”, un impuesto especial que pagan todos los consumidores españoles a la hora de comprar soportes como CDs o discos duros y que va a parar directamente a las cuentas de la SGAE, sin importar el uso que se vaya a dar a esos discos.
   Tal vez por todo esto las nuevas generaciones de jóvenes españoles ya no se sienten atraídos por la música de Ana Belén y Víctor Manuel. Sin embargo, es muy probable que sus padres se sepan de memoria las letras de canciones como “Sólo pienso en ti”, “La muralla”, “Derroche” o “Contamíname”, y que esperen ansiosos la salida al mercado de sus últimos discos.
 
DANIEL BARRIO FIERRO
 

 

 

                                La Muralla

Para hacer una muralla
Tráiganme todas las manos
Tráiganme todas las manos
Los negros sus manos negras
Los blancos sus blancas manos
Una muralla que vaya
Desde la playa hasta el monte
Desde el monte hasta la playa
Allá sobre el horizonte
¡tun tun! ¿quién es?
Una rosa y un clavel...
¡abre la muralla!
¡tun tun! ¿quién es?
El sable del coronel
¡cierra la muralla!
¡tun tun! ¿quién es?
La paloma y el laurel
¡abre la muralla!
¡tun tun! ¿quién es?
El alacrán y el ciempiés...
¡cierra la muralla!

Al corazón del amigo abre la muralla
Al veneno y al puñal cierra la muralla
Al mirto y la yerbabuena abre la muralla
Al diente de la serpiente cierra la muralla
Al ruiseñor en la flor abre la muralla...
Alcemos una muralla
Juntando todas las manos
Los negros sus manos negras
Los blancos sus blancas manos
Una muralla que vaya
Desde la playa hasta el monte
Desde el monte hasta la playa
Allá sobre el horizonte...

 

El Hombre del Piano

Esta es la historia de un sábado
de no importa que mes
Y de un hombre sentado al piano
de no importa que viejo café.

Toma el vaso y le tiemblan las manos
apestando entre humo y sudor
y se agarra a su tabla de náufrago
volviendo a su eterna canción

Toca otra vez viejo perdedor
haces que me sienta bien
es tan triste la noche que tu canción
sabe a derrota y a miel

Cada vez que el espejo de la pared
le devuelve más joven la piel
se le encienden los ojos y su niñez
viene a tocar junto a él
Pero siempre hay borrachos con babas
que le recuerdan quién fue
el más joven maestro al piano
vencido por una mujer


Ella siempre temió echar raíces
que pudieran sus alas cortar
y en la jaula metida, la vida se le iba
y quiso sus fuerzas probar
No lamenta que dé malos pasos
aunque nunca desea su mal
Pero a ratos con furia golpea el piano
y hay algunos que le han visto llorar

Toca otra vez viejo perdedor
haces que me sienta bien
es tan triste la noche que tu canción
sabe a derrota y a miel

El micrófono huele a cerveza
y el calor se podría cortar
solitarios oscuros buscando pareja
apurándose un sábado más

Hay un hombre aferrado a un piano
la emoción empapada en alcohol
y una voz que le dice: "pareces cansado"
y aún no ha salido ni el Sol

Toca otra vez viejo perdedor
haces que me sienta bien
es tan triste la noche que tu canción
sabe a derrota y a miel