Kursy językowe Poznań
Kursy Poznań
Znajdujesz się w: www.portoalegre.pl  »  Artykuły  »  Polacos en España
Polacos en España

En España todos son bienvenidos. Debido a diferentes circunstancias, económicas, sociales, culturales, y, por supuesto, climáticas, hoy en día en nuestro país se aglutina gente de todas las nacionalidades. En su mayoría, por razones obvias, suelen ser ciudadanos sudamericanos procedentes de países de habla hispana, pero la lengua no es ningún obstáculo para que gente de todo el mundo decida venir a vivir entre nosotros.

Debido a esta masiva afluencia de inmigración, en el año 2000 el gobierno de España aprobó una nueva ley de extranjería con el fin de actualizar y regularizar la situación legal de todos aquellos recién llegados. Según las estadísticas de aquel momento, en España residían legalmente 6517 ciudadanos polacos. Gracias a la nueva ley, se emitieron 2571 nuevas tarjetas de residencia con lo que el número ascendió a 9088 ciudadanos. A esta cifra hay que añadir un amplio grupo que está en situación de trámite, otros tantos que residen eventualmente amparados por contratos de trabajo temporales y todos aquellos estudiantes que se hallan en nuestro país especializándose en sus estudios (o sea, bebiendo cerveza y disfrutando del sol y de la playa). Así pues, según los últimos datos oficiales facilitados por el Ministerio del Interior, hoy en día residen legalmente cerca de quince mil ciudadanos polacos pero se calcula que hay otros setenta mil (si, setenta mil, has leído bien; un siete seguido de cuatro ceros) en estado de regularización (léase ilegalmente).

Los motivos que expone la inmigración polaca son básicamente dos: Económicos y pasionales. En cuanto al primer grupo, los ciudadanos polacos suelen realizar tareas físicas, mayoritariamente en el sector de la construcción. Pero ésta no es una regla genérica. Existe un grupo amplio que se dedica a tareas para las cuales están altamente cualificados, (personalmente conozco muchos buenos gastrónomos y excepcionales músicos). Otros pocos han decidido poner en marcha pequeñas empresas y comercios y otros, y no son pocos, imparten clases en nuestras universidades donde son recibidos con los brazos abiertos.

Por otro lado, los motivos amorosos son la segunda causa para cruzar Europa y venirse a la península (y viceversa). Se confirma pues, aquello de que los polos opuestos se atraen. Personalmente he sido contagiado por este virus pasional, por lo que no se admiten ningún tipo de objeciones a esta rotunda afirmación (o preguntad a vuestros profesores el motivo por el que se vinieron aquí...). Sea en Polonia como en España, se han creado infinidad de matrimonios/parejas mixtas siendo éste uno de los principales motivos para la solicitud de residencia legal en ambos países.

Cabe destacar que entre los nativos españoles, los polacos merecen una buena consideración. Se conoce que se adaptan fácilmente entre nosotros y al ambiente local, a nuestras costumbres y tradiciones de las que participan activamente (es decir que no se cierran en getos ni se desvinculan de la realidad social española). Son considerados buenos trabajadores, formales y no suelen causar problemas. Por todo ello, son bienvenidos por sus vecinos así como por las autoridades locales.

Así pues, ya lo sabéis; Si venís a España, no estaréis solos, pero tened en cuenta que cuando se visita España por primera vez, se suele volver...

Jaume Vidal

__________________

Datos oficiales facilitados por el Consulado General de la República de Polonia en Barcelona www.kgbarcelona.org