Kursy językowe Poznań
Kursy Poznań
Znajdujesz się w: Porto Alegre  »  Artykuły  »  Odkrywamy Amerykę - La ruta del gringo.

ODKRYWAMY AMERYKĘ - La ruta del gringo (1)

Gosia Kręcioch

     Eran las tres y media de la madrugada. Sonó el despertador, pero no me despertó. ¿Por qué? Por culpa de la emoción no había pegado ojo. ¡Nos íbamos a Perú! Después de un viaje largo aterrizamos en Lima. El dueño del hospedaje donde nos alojamos vino en persona a buscarnos al aeropuerto. Era un tipo muy simpático y ya entonces sentimos que sería la persona más amable de todo el viaje. Y no nos equivocamos. Se interesó mucho por Polonia, nos contó algunas cosas interesantes sobre el Perú y sobre todo, nos dio unos consejos muy importantes para el turista. Y una cosa más; nos preparó un café maravilloso, no lo apreciamos tanto pensando que en toda América del Sur tienen buen café. Pero sí que nos equivocamos aquella vez. Bueno, Perú y Bolivia nos son famosos por el café. Su orgullo es la hoja de coca y el famoso mate de coca.
     Lima no nos impresionó, pero tampoco esperábamos mucho. Así que después de haber visitado la capital, partimos a Cuzco. Tardamos 22 horas en autobús acostumbrándonos lentamente a la altura. Cabe decir que Cuzco está ubicado sobre 3.350 m.s.n.m, es por eso que algunas personas pueden sufrir el mal de altura, llamado soroche. Al bajar del autobús nos sentíamos un poquito aturdidos, pero tampoco sabíamos si era por la altura o por el viaje en autobús. Directamente desde la estación nos dirigimos a la oficina de Perurail para comprar los boletos a Aguas Calientes reservados con antelación. Aquí os debemos un comentario. Para llegar a Machu Picchu solo hay dos posibilidades. Una es hacer el Camino del Inca que dura 4 días, otra es ir en un tren destinado especialmente para los turistas y que es extremadamente caro. Puesto que nosotros no teníamos mucho tiempo y teníamos planeado ir a Bolivia también, optamos por el tren. Y aquí empiezan los problemas; comprar los boletos para el tren más barato Backpacker (que realmente no es nada barato y cuesta un ojo de la cara) es muy difícil. Por desgracia era el día festiivo de San Pedro y San Pablo y los días festivos la oficina está abiera hasta las 12.00. Y nosotros, evidentemente, llegamos allí a las 13.00, así que nuestra reserva fue anulada. Esperar tres días para poder ir a Aguas Calientes no nos parecía una buena idea. Entonces empleamos el plan B. Fuimos en un autobús local a Ollantaytambo, desde donde también salen trenes a Aguas Calientes.
     Aguas Calientes es un pueblo muy turístico. Los precios también, pero tiene su encanto y sobre todo está al pie de las ruinas Machu Picchu. Al día siguiente nos despertamos a las cinco de la mañana y subimos a las ruinas para poder admirar la puesta del sol y evitar la avalancha de turistas. ¡Las vistas son impresionantes! y no cabe duda de que Machu Picchu es el lugar más precioso que hemos visto en nuestra vida. Y lo que impresiona es la ubicación de la ciudad, la vegetación que rodea y la imposibilidad de comprender, ni tan siquiera con infinita imaginación, cómo pudieron construir la ciudad en este lugar tan inaccesible para el hombre.


Las ruinas de Machu Picchu


Las ruinas de Machu Picchu


Una mujer de Cuzco


El mercado de Cuzco


Una indígena


Dos cuzqueñas con una llama


La vista de Cuzco

Zdjęcia wykonał Filip Kręcioch