Kursy językowe Poznań
Kursy Poznań
Znajdujesz się w: www.portoalegre.pl  »  Artykuły  »  La Ruta de Don Quijote
La Ruta de Don Quijote

Izabela Wróblewska

Hace un mes os prometí escribir sobre la Ruta de Don Quijote con motivo del IV Centenario de la primera edición (1605) de la gran obra de Cervantes.
Mencioné también que ahora, en España, podemos observar una cierta quijotemanía . El IV Centenario brinda la oportunidad de conocer Castilla-La Mancha, tanto en el aspecto cultural, como en el económico, comercial, industrial, turístico, etc. Se organizan e xposiciones, concursos, cuentacuentos, recitales, cursos, conferencias, congresos, montajes teatrales, películas, lecturas, pasacalles, autobuses interactivos, danza, títeres, etc.
Para presentaros La Ruta de Don Quijote llamada también La Ruta de La Mancha , debo empezar dando algunos datos sobre esa región.
Castilla-La Mancha está ubicada en el corazón de la Península Ibérica. Es una extensa llanura pero tampoco faltan paisajes montañosos como el de la Cordillera Central (en el norte), el Sistema Ibérico (en el nordeste), la Sierra Morena y los Montes de Toledo (en el sur). La ciudad más importante es Toledo, la antigua capital del reino. Junto con ella vamos a conocer otras provincias significativas: Cuenca, Albacete, Guadalajara y Ciudad Real.
Vamos a concentrarnos en los lugares más característicos, es decir allí donde transcurren los episodios más populares de la obra. Para que tengáis una imagen de lo grande que es el proyecto os presento algunos números. Hay 10 rutas guiadas y no es posible perderse porque hay 500 paneles informativos y más de km de caminos para minusválidos y para añadir un poco de ambiente se han plantado 120 000 árboles (y ¿por qué nosotros no celebramos p.ej. el XIII Centenario de la leyenda del Dragón de Wawel, que data del año 700 d. C.?). Casi todos los molinos y castillos están renovados, por eso creo que este año es la mejor época para visitar Castilla - La Mancha.
¡Pues venga a conocer la Ruta del "ingenioso hidalgo"! ¡A visitar los misteriosos molinos contra los que luchó el caballero de la triste figura y los caminos que recorrió a lomos de Rocinante!
Empezamos nuestro viaje por la localidad de Esquivias, donde se encuentra la Casa de Cervantes, aunque también los habitantes de Alcázar, ya desde el año 1680, consideran su ciudad como la casa natal del escritor. Probablemente aquí fue bautizado.
A 25 km de Alcázar se encuentra Puerto Lápice donde tuvo lugar la primera aventura del "ingenioso hidalgo". Allí está la Venta de Don Quijote, que data del siglo XVII. Se puede visitar su patio interior, con un bancal de pozo, un bebedero de piedra y una escultura de Don Quijote. Hoy transformado en un restaurante que nos permite probar un menú manchego: las migas de pastor (pan picado frito con ajo y pimentón), las gachas (guiso de harina cocida con agua y sal) o el ajoarriero, que se preparan en la zona desde el siglo XVI.
De Puerto Lápice pasamos hacia Argamasilla de Alba donde Cervantes paró a Don Quijote mientras estaba preso por motivos fiscales. En la Cueva de Medrano, que en aquella época sirvió como prisión, vemos la celda y las primeras huellas de Don Quijote.
La próxima parada obligatoria es Consuegra en la provincia de Toledo. Desde la colina cerro Caldérico contemplamos las mejores vistas de la llanura manchega. A parte del castillo, construido en el s. XII y donde residió San Juan de Jerusalén, lo más impresionante son los molinos de viento. Hay trece

molinos que tienen nombres propios y hoy en día albergan diferentes instituciones. Por ejemplo: Bolero - la Oficina de Turismo, Mambrino - una tienda de recuerdos, Rucio - el Museo del Vino, etc.

Podremos admirar los molinos una vez más en Campo de Criptana, donde antes había 34 y por el momento quedan 10. Se dice que fue ésta la región que inspiró a Cervantes a escribir las aventuras de los gigantes en el capítulo VIII. Casi todos los molinos de Campo de Criptana están bien conservados y albergan diferentes museos: Inca Garcilaso - el Museo de Labranza, Cariari - el Museo de Pintura, Pilón - el Museo del Vino, Culebro - el Museo de Poesía, Lagarto - el Museo de Sara Montiel, Infanto - la maquinaria tradicional, Poyatos - la Oficina de Turismo.
En Consuegra visitamos la Cueva de Mambrino, hoy un museo iconográfico del Quijote, donde se venden las esculturas de forja muy populares porque se utilizaron como trofeos en la vuelta ciclista a España y también el equipo de fútbol Albacete las regala a todos los equipos que visitan su estadio.
Pasamos a otro pueblo, Pedro Muñoz, una población inmortalizada en El Quijote con la granja de avestruces (las hay a cientos) que nos recuerda las plumas, mencionadas en el libro de Cervantes en más de una ocasión.
Para vivir una auténtica experiencia quijotesca hay que pasar por El Toboso, la patria de Dulcinea. Su nombre aparece en el libro 168 veces. Aquí se encuentra la Casa-Museo de Dulcinea. Conserva todos los elementos propios de una casa manchega, con cocina, almazara, bodega, palomar, patios y corrales.

Se puede ver también una gigantesca prensa de vino y una reproducción del caballo Clavileño "el Alígero", aquel al que subieron don Quijote y Sancho en la aventura de la Dueña Dolorida. En el Museo Humor-Gráfico Dulcinea podemos reírnos a carcajadas viendo
caricaturas e ilustraciones humorísticas de El Quijote realizadas por Martín Mena. Después pasamos por la tienda "La Aldaba" en cuyo patio podemos sacar fotos disfrazados con la armadura de Don Quijote.
No olvidemos de pasar por Belmonte, con el castillo del s. XV donde tuvo lugar la famosa aventura de los leones.
Por ahora tenemos que terminar nuestra visita aunque nos quedan todavía muchos sitios para ver, por ejemplo: el parque Natural de las Lagunas de Ruidera donde se encontraban las ruinas de los batanes que tanto atemorizaron a Sancho, la Cueva de Montesino donde el Quijote soñó increíbles aventuras, las bodegas de Tomelloso y Valdepeñas y las ventas como la de Motillas y la de Juana María, donde se cree que el caballero veló sus armas y donde los visitantes disfrutan de productos típicos de la región como el azafrán, la artesanía y los "caldos" de prestigiosas bodegas. Tampoco podemos prescindir de ver las joyas arquitectónicas de Sigüenza y Toledo, donde se entremezclan los estilos judío, morisco y cristiano.

Pues qué más puedo deciros: ¡Buen viaje! Si necesitáis más información os recomiendo la página: http://www.donquijotedelamancha2005.com/ruta2005.php

Foto:

www.castillalamancha.es

Mapa: www.albacity.org