Kursy językowe Poznań
Kursy Poznań
Znajdujesz się w: www.portoalegre.pl  »  Artykuły  »  El gaucho- el cowboy de la Pampa
El gaucho- el cowboy de la Pampa

Cuando salí del cine después de haber visto la película Brokeback Mountain, a pesar de muchas reflexiones sobre la triste historia de amor que acababa de ver, me di cuenta de que la imagen del cowboy norteamericano siempre ha estado presente en mi vida y por supuesto en la cultura polaca. Ya cuando era niña una de las diversiones más populares en la tele polaca solían ser las películas del occidente; los westerns. El hombre fuerte y honrado, la lucha entre el bien y el mal en las tierras vacías estadounidenses, el revolver, la lanza, el rodeo y por supuesto la relación extraordinaria entre el hombre y su caballo…¿lo conocéis? Probablemente recodáis bien aquellos domingos cuando con nuestros padres solíamos seguir las aventuras emocionantes de los protagonistas de Buffalo Bill o El Dorado. Pero, ?sabéis que en el otro lado, en América del Sur, vivía el “primo”  de nuestro cowboy occidental? Por supuesto la realidad en la que nació y las necesidades de la tierra en la que vivía eran diferentes aunque no tan diferentes de su versión norteamericana. Hablamos aquí del fenómeno del gaucho, La zona: Río de la Plata.
    Los gauchos eran hombres errantes, que andaban de pago en pago, montando siempre en los mejores caballos, que tomaban a lazo o con las boleadoras en las manadas que pastaban por los campos. Eran hombres- jinetes pertenecientes a las zonas ganaderas de la Argentina, al sur del Brasil y Uruguay. Puede afirmarse con seguridad que su orogen último está en la Banda Oriental, a lo largo de los siglos XVII y XVIII.
    Hay varias teorías sobre el nombre “gaucho”. Según unos deriva de la palabra incásica "guacho" o “huachu”, que significa (en un sentido bastante denigrante) huérfano, abandonado, errante. Pero los colonizadores españoles transformaron el término; a los huérfanos Se les pusó a denominar "guachos" a los vagabundos " gauchos". En el sur del Brasil suele llamársele "gauderio" o "gaúcho. Algunos autores encuentran la etimología de gaucho en la voz araucana gatchu, gatchú o cachú.
    El gaucho rioplatense era descendiente del mestizaje español-indígena, siendo su característica más notoria era la libertad con que afrontaba la vida. Era independiente, de vida errante y costumbres sencillas. El caballo parecía ser parte de su propio cuerpo. A comienzos del siglo XVII, la pampa rioplatense seguía manteniendo el paisaje adusto y desolador que padecieron los desafortunados conquistadores españoles en su busqueda de la lejana Sierra de Plata y la misteriosa ciudad de los Césares. Cerca de la costa o la cuenca de los ríos, florecieron algunas ciudades, otras desaparecieron y sólo permanecen en la memoria del cronista o en el relato de algún viajero. El vasto territorio pampeano quedaba al abasto de las manadas de ganado salvaje y de caballos cimarrones, de las vizcachas y de otros animales. Pronto comenzaron a florecer las expediciones en busca del cuero de los grandes rebaños de reses. La organización de peones especializados en aquellas tareas puede suponerse como el origen del gaucho. Quizá las primeras referencias literarias a la figura del gaucho las podamos encontrar en los relatos de algunos viajeros. El primer ensayo de importancia acerca de su idiosincrasia es definitivamente Facundo (Civilización y barbarie. Vida de Juan Facundo Quiroga y aspectos físicos, costumbres y hábitos de la República Argentina, 1845) de Domingo Faustino Sarmiento, donde se le señala como El principal culpable del atraso cultural que atenaza al país.
    Cada zona del país tuvo su tipo de gaucho, que adaptaba sus ropas, las prendas de su apero y los implementos de trabajo a la topografía del lugar. Así tenemos, por ejemplo, al gaucho rioplatense, austero en el vestir y vivir. Mientras que elgaucho del Norte era personaje pintoresco, generalmente vestido con ropas de vivos colores.
Las costumbres y modo de vivir de los gauchos son diferentes según las provincias a que pertenecen. En general, los gauchos de Mendoza, San Juan y Catamarca se ejercitan en la labranza de la tierra. Los de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Córdoba, San Luis, La Rioja, Santiago del Estero, Tucumán y Salta tienen por principal ejercicio el pastoreo. Los labradores son comúnmente pacíficos y de buena moral. El hijo de un gaucho empieza a montar a caballo antes de saber andar a pie. Cuando tiene siete u ocho años ya es casi jinete, que quiere decir que ya maneja diestramente el caballo, me cuenta un amigo argentino.
    Como el cowboy norteamericano, el gaucho también tenía varios atributos de su modo de vivir. Teniendo ya el caballo, el gaucho necesitaba la compañía de una mujer a su lado o mejor dicho a las ancas. A esta mujer la llamaban los gauchos “la china”. Jamás era propia sino, como ellos decían, „robada”.Los gauchos todos están o deben estar enamorados, como lo estaban y debían estar los caballeros andantes de la Edad Media. La ocupación de la "china" consistía en el cultivo del maíz, sandías y cebolla. Criaba a los niños y tejía los "ponchos" de sus compañeros. Al igual que los hombres, a las „chinas” les gustaba fumar y montaban a caballo tan bien como ellos. La casa del gaucho era un rancho mínimamente amueblado: un catre, una mesita, una silla, un asador y lo necesario para el mate.
    Buscando la información para este artículo encontré que existe en Argentina una organización gauchesca: La Confederación Gaucha Argentina que se ocupa de cuidar las costumbres de los gauchos antiguos y de la preservación de las tradiciones gauchescas. Me interesó también la vida de hoy día de los gauchos. Parece que los tiempos modernos ofrecieron al gaucho un papel nuevo en la sociedad. Muchos pasaron del campo a la ciudad en busca de trabajo. Son los obreros actuales, soldados, trabajadores zafrales incluso los pobres desempleados, típico elemento de las ciudades grandes.

Olga Nowak