Kursy językowe Poznań
Kursy Poznań
Znajdujesz się w: Porto Alegre  »  Artykuły  »  El español del archipiélago canario - tercera parte

El español del archipiélago canario - tercera parte.

Similitudes entre el español de Canarias y el del Nuevo Mundo

    Con el español americano, el canario coincide en el carácter históricamente innovador, prolongaciones que ambas modalidades son en este aspecto de la andaluza, de modo que en el traslado al Nuevo Mundo del seseo, ceceo, de la aspiración o pérdida de la /-s/, de la neutralización de /-r, -l/, y de otros modismos fónicos, participaron junto a los andaluces. Para ello, naturalmente era necesaria una estrecha y duradera relación entre Canarias y América, y el aislamiento del Archipiélago respecto a la Península.
    En cuanto a la gramática, las similitudes entre las dos modalidades están visibles en el uso de los tiempos de pasado de modo indicativo, donde se registra la preferencia por la forma simple. Hay que señalar que la presencia de la forma simple para expresar el valor actual del pasado se intensifica a medida que se va alejando de la Península, de tal modo que el porcentaje de la forma simple alcanza por ejemplo en Madrid el 28.57%, se duplica en Las Palmas -61.40%- y se triplica en Bogotá-96.73%-, donde el uso de la forma compuesta queda reducido a una cifra poco significativa.
    Los paralelismos léxicos entre las dos modalidades, son el terreno más explorado hasta el momento. Resulta que, en muchos casos los vocablos comunes han llegado a ambos medios de forma independiente desde la misma fuente peninsular. Esta parece ser la explicación de palabras como: lebrancho –lisa-, endrogarse -contraer deudas-, afirmar –castigar-, genioso -de mal humor-, gago –tartamudo-, que encontramos tanto en el vocabulario de los países hispanoamericanos como en el de las Islas Canarias. A veces, las palabras comunes de las dos zonas desarrollan acepciones diferentes en cada una de ellas. Este es el caso de longorón que en Canarias designa al boquerón y en Hispanoamérica sirve para nombrar cierto tipo de marisco. El sustantivo machorra, en Canarias alude a la cabra que ha llegado a la edad de parir, mientras que en los países hispanoamericanos significa hembra estéril, que no pare.


La cuestión indígena

     La conquista de la Corona de Castilla en el siglo XV supuso un proceso de transculturización, de trasgresión y de la drástica reducción de la población indígena que habitaba en las Islas. A eso habría que añadir otras consecuencias como cambio de modo de vivir, la sustitución de las costumbres en el pleno sentido de la palabra, y por supuesto una pérdida total de su propia lengua. Debido a que el proceso de la adaptación lingüística fue sólo en un sentido, el de los indígenas que abandonaron su lengua y valores culturales. Hoy en día se registran únicamente unos 120 términos de origen indígena según como señalan varios lingüistas. Todos ellos son sustantivos, algunos adjetivos, dos interjecciones y, desgraciadamente, ningún verbo adaptado de forma directa. Muchas de esas palabras sirven para designar a la especial orografía del terreno como abacero, chaturno, cres, lesque o time, lo que da lugar a que en la actualidad se formen parte de los numerosos topónimos. Más de una cuarte parte de esas palabras se refiere a especies vegetales típicas de las islas, como aguamante, balo, chahorra, juerco o tabaiba, etc. El resto hace referencia a la vida cultural, como los nombres de bailes, sirinoque, tajaraste, también se registran voces de ciertos tipos de la organización tipo guanarteme o mencey.
    Hay que mencionar que la palabra guanche es de origen francés y que no se sabe exactamente de dónde procedían los guanches, ni qué lengua o más bien lenguas beréberes hablaban, aunque sí se sabe que fueron las lenguas de tan inmenso territorio como es África del Norte. No hay que olvidar que lo que entendemos hoy por guanchismos, no son más que adaptaciones del guanche al español ya que como los indígenas no conocían la escritura tal como la entendemos hoy en día, los castellanos, al escribir las palabras, intentaron  imitar lo que oían. De ahí tenemos palabras, en la mayoría de sus casos, son como Abercón, Atajo, Buracar, Ereta, Jable o Majano, etc.  Le siguen en cantidad los que se asignan a las especies vegetales, de los que muchos son de procedencia portuguesa, como aderno, cosco, caramujo, tuno, etc. Otros se refieren al mundo de los animales, barraco, cisnera, galpo, y al mundo cotidiano entre otros, como alatada, babel, o tejar, etc.

 

Sylwia Szopa
 
Pani Sylwia jest nauczycielką języka hiszpańskiego. Współpracuje ze Szkołą PORTO ALEGRE od lipca 2009 r. Obecnie jest doktorantką na Universidad de Salamanca, w Hiszpanii. Specjalizacja: nauczanie języka hiszpańskiego.